ERRORES DE TRADUCCIÓN QUE PASARON A LA HISTORIA

Durante el día a día, no es difícil encontrarnos algún error de traducción en nuestro entorno, como un “I collide to the iron” en un menú de restaurante de barrio que quiere referirse a un plato de chocos a la plancha, o un revuelto de salmón traducido como “salmon in a mess”.
Estas son algunas de las anécdotas con las que nos podemos echar unas risas con los amigos, aunque hay algunos que han pasado a la historia y han marcado un antes y un después. ¿Les echamos un vistazo?

1- Alienígenas en Marte
En 1877, el astrónomo Giovanni Virginio empezó a mapear la superficie de Marte e hizo varias anotaciones de unas manchas en el planeta, refiriéndose a ellas como canali. Con el tiempo, otros profesionales del sector que vieron el mapa junto con las notas, pensaron que canali se refería a canales reales y surgió la teoría de que marcianos ingenieros habían ideado un sistema de riego artificial. ¡Vida en Marte!

2-La bomba atómica
En 1945 Japón se encontraba bajo ultimátum. En una rueda de prensa, Kantaro Suzuki declaró que su posición ante la situación de rendición era: “sin comentarios. Seguimos pensándolo”. Sin embargo, las interpretaciones se quedaron algo cortas y comunicaron al mundo que sus palabras habían sido “ignoramos y despreciamos el tema”. Esto pudo haberse debido al uso del término mokosatzu, que puede significar ambas opciones. Nunca sabremos si fue debido al error de traducción, pero Hiroshima y Nagasaki se vieron abatidas por las bombas atómicas 10 días después.

3-Moisés y sus cuernos
Hasta principios del Renacimiento, se construyeron numerosas esculturas de Moisés. No sería nada fuera de lo común si estas no hubieran tenido un par de cuernos debido a una mala traducción de la Vulgata. ¿Y quién fue el culpable? San Jerónimo, ni más ni menos.
El error se produjo por una mala traducción de la expresión keren or, que en hebreo hace referencia al rostro resplandeciente de Moisés. Sin embargo, la tradujo por “cuernos” y, al ser un texto sagrado, nadie se atrevió a ponerlo en duda durante muchos años.

4- Deseos sexuales
El estadounidense Jimmy Carter pronunció un discurso que dio mucho de qué hablar en Polonia en 1977, en donde dio a conocer sus deseos sexuales por el país comunista de entonces. Esta fue la traducción de su intérprete, aunque lo que realmente dijo fue que quería expresar su interés en conocer los deseos para el futuro de los polacos. ¡Nada que ver!

Desde luego, la traducción es una profesión (y quizás un arte para muchos) que requiere mucho tiempo y dedicación. Es importante prestar especial atención a cuestiones que puedan parecer simples, ya que no es oro todo lo que reluce.