Por qué deberías bloguear

Why Should you Blog_ Image 1 Jeff Sheldon

El marketing de contenidos, que fue considerado como una moda pasajera, está aquí para quedarse. La publicación de tu propio contenido ayuda a que potenciales clientes, admiradores, simpatizantes, amigos y otras personas visiten tu web. Además puedes usar todos los canales sociales conocidos por la humanidad, pero si no tienes contenido nuevo y único para compartir a través de ellos, entonces ¿de qué sirve?

Da la bienvenida al blog

Es una herramienta de marketing muy conocida, pero ¿por qué la necesitamos?

  • Para incrementar tu visibilidad en los motores de búsqueda. Completa las entradas del blog con palabras clave, que no debiliten el texto, por supuesto.
  • Para comunicar tu marca. Los clientes quieren saber por qué acudir a ti y comprar tu servicio o producto y no el de cualquier otra persona. Si tu y todo lo que representas les gusta, estás un paso por delante de la competencia. Usa tu blog para hacer amigos.
  • Para atraer clientes. Está muy bien que tengas los canales sociales activos, pero no puedes retuitear todo el rato ni tampoco puedes utilizar las fotos de la comida como estado para actualizar el Facebook. Lo que necesitas es contenido nuevo para abastecer estos canales.
  • Para dirigir el tráfico a tu página web.

¿Cómo no bloguear?

  • Bloguear no es escribir cualquier ocurrencia repentina. No lo dejes para el último momento.
  • No te limites a publicar cada tanto. Se constante, un estudio de Hubspot (en inglés) descubrió que 15 entradas al mes significa 5 veces más tráfico a tu web.

Cómo Bloguear

  • Que sea útil y no un blog por amor al blog. La gente seguirá leyéndolo siempre que tenga algún valor para ellos. Debes pensar en cómo resolver un problema.
  • Que sea fácil de leer. Frases cortas. Enumeraciones. Sin jerga técnica.
  • Investiga sobre tu ámbito con cuidado y haz que sea informativo. Conviértete en una fuente fiable para tus lectores y volverán.
  • Planea con cierta anticipación, de forma nada sea de última hora. Piensa en las preguntas que tus clientes suelen hacerse y contéstalas. Estas preguntas deben ser el título del blog. ¡Acuérdate del SEO!
  • Desarrolla una personalidad. No tengas miedo de parecer más humano y ve con cuidado a no sonar corporativo.
  • No alargues demasiado y hazlo agradable a la vista.
  • Si la escritura no es lo tuyo, encuentra a la persona adecuada dentro de la empresa, que pudiera asumir la tarea. Si estás saturado, externaliza.
  • O prueba con blogueros invitados. Encuentra un bloguero relacionado con tu producto o servicio. Podría resultar útil para ambos.

Puede que lo veas como un reto difícil, pero comprometerte con los clientes es clave para tener éxito, así que ponte el traje de bloguero y empieza.