Tendencias de futuro de la traducción automática

La tecnología evoluciona a pasos agigantados en el sector de la traducción, donde cada poco tiempo se abre un nuevo abanico de formatos y de formas de traducir que ha conllevado a la consolidación de los traductores automáticos. Utilizan un software para traducir un texto instantáneamente a la lengua deseada, en poco tiempo y a un coste menor que un traductor profesional. Además, evolucionan rápidamente y siempre al compás de las nuevas realidades y las expectativas de los clientes. Pero ¿qué es lo que debemos esperar de ellos?

Traducción automática: ¿una ayuda para derribar las barreras del idioma?

Hace tiempo que la traducción de textos ya no es una opción, sino una necesidad básica y fundamental para romper las barreras lingüísticas de la comunicación en línea, para lograr la compresión global de lo que Internet ofrece al usuario, para alcanzar la internacionalización de una empresa o marca y para conseguir la adaptación cultural a un público objetivo. Esto ha conllevado un crecimiento exponencial del uso de la traducción automática, que cada vez más se deja ver en webs, aplicaciones móviles, redes sociales y otros tipos de plataformas digitales.

evolucion-google-translator

Si hablamos de traducción automática, en lo primero que pensamos es en Google Translate. No es raro, es el pionero, el que nos abrió las puertas de este mundo. Además, con el paso de los años ha perfeccionado notablemente su programa de traducción y se ha convertido en uno de los más usados. Sin embargo, la tecnología de traducción automática va muchísimo más allá y la inmensa mayoría de los nuevos programas de esta índole integran la inteligencia artificial e incluyen el sistema de traducción automática neuronal, que se basa en el funcionamiento de las redes neuronales del cerebro humano para lograr traducciones lo más exactas posibles. Sin duda, es la tecnología de vanguardia y muchos traductores ya la aplican. Es el caso de Google, que lo incluye en algunas de sus combinaciones, como chino-inglés, con resultados bastante buenos o DeepL, que surgió como firme competidora de Google Translate y, de hecho, hay quien afirma que su calidad es muy superior; igual tiene que ver que su base de conocimiento es el popular diccionario online Linguee.

La finalidad es siempre romper la barrera idiomática y si es a tiempo real, mejor. Esto es lo que ha llevado a Waverly Labs a crear un auricular que hace las veces de traductor instantáneo. Su nombre es Pilot y promete traducir conversaciones cotidianas a tiempo real en unos cuantos idiomas. ¿Será posible mantener una conversación inteligible? Seguramente sí, pero siempre hay que recordar que una máquina nunca alcanzará los niveles cognitivos a los que llega el ser humano.

Aunque la traducción automática es rápida, más económica y con un nivel de precisión aceptable, lo cierto es que está muy lejos de lograr los resultados, en cuanto a construcciones lingüísticas, enfoque, significado, interpretación, contexto o exactitud, que los especialistas en traducción. Hay que verla como una opción complementaria, porque, mires por donde lo mires, una máquina siempre será una máquina.