CUIDADOS EN LA PLAYA

Ya sabéis que suelo destacar la gran importancia de encontrar la parte divertida al hecho de cuidarse, porque si no, acabamos dejando de hacerlo o haciéndolo rápido y de mala gana, con lo que no conseguimos los mismos resultados.

Ir a la playa es en sí mismo un acto de cuidado personal, porque nos dedicamos un momento de relajación en plena naturaleza y son innegables las ventajas que conllevan el relax, el aire libre, el sol y el agua del mar, tanto en nuestra piel como en nuestro cabello. Pero todo necesita un equilibrio para obtener resultados positivos. Y si lo hacemos bien, la playa puede convertirse en un spa improvisado donde relajarnos y cuidarnos a la vez.

BÁSICOS PARA PIEL Y CABELLO

Básico 1 – Piel corporal, cutis y cabello:

El primer consejo básico es, como no, la protección solar. ¿Verdad?

Pues no, el primer consejo es ir a la playa cuando el sol no queme tanto, a primeras horas de la mañana o a últimas de la tarde. No pondré unas horas concretas, porque pueden cambiar dependiendo de varios factores como la época del año, la zona geográfica o la meteorología de ese día. Aunque no creo que sea necesario, ya que solo hay que estar atento y controlar las horas del día en que notamos más intensidad solar. A partir de aquí, si veis que lleváis demasiado tiempo al sol, procurad poneros a la sombra, porque recibir rayos solares en exceso es muy peligroso para la piel y solo vais a conseguir dañaros.

Básico 2 – Piel corporal, cutis y cabello:

Ya hemos decidido ir a la playa y hemos elegido la hora correcta. Ahora sí, hablemos de la protección solar, porque por supuesto también entra dentro de los básicos.

Aunque el sol nos aporta energía, positividad y vitamina D, tanto la piel como el cabello necesitan ser protegidos de los rayos solares ultravioleta, así que antes de ir a la playa debemos aplicarnos protección en ambos. Digo antes porque en casa ya podemos empezar con la primera aplicación y después pasar a renovar la protección con una segunda aplicación al llegar a la playa, repitiendo este acto tantas veces como veamos conveniente y según se nos aconseje en las etiquetas de los productos que usemos, que suelen llevar notas de buen uso que conviene seguir.

A la hora de elegir las cremas de cuerpo y rostro, tened en cuenta que hay cremas específicas para rostro, aunque no pasa nada si algún día os aplicáis crema corporal. Es verdad que no es lo ideal, pero es mejor ponerse protección que no ponerla porque no llevéis la adecuada o específica. Primero precaución y después belleza, sin la primera la segunda no tiene sentido.

Básico 3 – Cutis:

Otro básico es tener el rostro muy limpio y exfoliado, principalmente para evitar manchas, aunque también para recibir mejor los oligoelementos y las sales minerales del mar. Por otra parte, la limpieza de poros ayudará a penetrar mejor la crema de protección solar que nos hayamos aplicado.

Básico 4 – Pelo:

En cuanto al cabello, llevadlo peinado y, en caso de pelo largo, suelto. De esta forma, estará libre de ataduras y responderá mejor a los beneficios del mar y de los productos que apliquemos.

NOTA: después de bañarnos es diferente. Seguramente encontraréis opiniones de que hay que peinarlo para mantenerlo sano, pero en este caso tengo que deciros que prefiero dejarlo tal cual salga del agua, ya que el efecto de agua del mar en el pelo es un lujo, que incluso se ha imitado con productos específicos para provocar este efecto de agua salada y aunque algunos lo consiguen bastante bien, si lo tenemos de forma natural aprovechémoslo. Además, podemos permitírnoslo, porque luego seguiremos el resto de recomendaciones y tendremos un cabello sano al mismo tiempo que este extraordinario efecto marino.

proteccion solar cara

EXTRAS DE CUIDADO O CUIDADOS PARA NOTA

Aquí tenéis una lista de ejemplos con los que divertiros y cuidaros todavía más:

  1. Tener la piel y el cabello hidratados cada día, de forma que cuando vayamos a la playa, ya llevemos una carga de hidratación “de fábrica”. Que la hidratación sea profundamente nuestra y forme parte de nuestra vida diaria, así vamos preparándonos para la playa de forma progresiva y más efectiva.
  2. Tener la piel corporal exfoliada, para dejar penetrar mejor la crema de protección solar y para aprovechar mejor los beneficios del agua del mar. De la misma forma que hemos dicho del cutis, en los básicos.
  3. Usar aceite hidratante para el cabello después de salir del agua, incluso aplicarlo en la playa, mientras todavía seguimos sin irnos.
  4. Aplicarnos un serum, una crema hidratante intensa o un tratamiento específico en el rostro, cuando ya nos vamos. Nos hemos estado aplicando protección solar para el cutis durante el tiempo en la playa y llegado el momento de partir podemos intensificar la hidratación con productos más específicos o aprovechar para incorporar a nuestra rutina playera algunos tratamientos que estemos usando, que penetrarán más en nuestra piel después de habernos bañado en el mar. Además, la sal nos servirá de exfoliante y su efectividad se potenciará.

proteccion solar cuerpo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *