LA ESENCIA DEL CUIDADO DE LA PIEL: LA HIDRATACIÓN

LA DESHIDRATACIÓN

Cuando hablamos de salud corporal, uno de los componentes que deben aparecer en nuestro vocabulario es el agua. Este elemento fundamental es la materia principal del cuerpo humano y más de un 70 % de la piel es agua. Para el correcto funcionamiento de la epidermis, es esencial que la transmisión de agua sea normal y correcta. Pero el hecho es que vamos perdiendo diariamente y para recuperar el equilibrio hídrico es imprescindible hidratarse adecuadamente mediante la comida y la bebida, porque sino podremos entrar en un estado de deshidratación.

Esto significa que todo tipo de piel necesita hidratarse, por la simple razón que somos humanos. Tanto si tenemos la piel seca, como si la tenemos grasa o mixta o normal, da igual, todos tenemos un cuerpo humano y todos podemos deshidratarnos. La diferencia se verá en el tipo de producto, que en caso de tener la piel más tipo grasa, nos hidrataremos con una crema fluida y con ingredientes matificantes. En cambio, en caso de tener la piel más seca, usaremos cremas hidratantes más untuosas y enriquecidas.

PRIMERO HIDRATAR, DESPUÉS TRATAR

Por todo esto, es muy importante que antes de pasar a tratar cualquier tipo de problema o cuestión que queramos solucionar de nuestro cutis, debemos hidratarlo. Debemos tenerlo bien hidratado. Y a partir de una buena hidratación, que es lo mismo que decir a partir de una buena salud de nuestra piel, entonces es cuando podremos pasar a tratar arrugas, flacidez, manchas, acné o cualquier otro tipo de preocupación que tengamos en referencia a nuestra dermis, con productos específicos. Cada uno tendremos diferentes cuestiones a tratar y cuanto mejor hidratada tengamos la piel, mejor podremos solucionarlas, ya que una piel bien hidratada, de forma diaria, es en ese sentido una piel sana que mantiene buen color, brillo y belleza natural.

COMPLEMENTOS A LA CREMA HIDRATANTE

Además de usar una crema hidratante, que contenga o no otros tratamientos específicos, es imprescindible cuidarnos de forma global. Mantener una piel sana implica hidratarnos desde el interior. Es muy fácil, no hay secretos:

  • Comer alimentos sanos y naturales
  • Beber agua
  • Recomendación personal: tomar tés e infusiones

Y en el exterior, aplicarnos una crema hidratante que nos guste y combinarla con aceites hidratantes y sérums.

ALOE VERA

El aloe vera es una planta imprescindible a la hora de analizar cualquier tipo tratamiento o cuidado de la piel, ya que tiene un importante efecto regenerador de las células de la dermis, además de contener vitaminas, aceites y ácidos esenciales indispensables para ella.

aloe-vera

Un buen consejo, para las personas que nos ocupamos de cuidar nuestro cutis, es procurar el uso de productos que introduzcan aloe vera en su composición. Y si este uso se convierte en regular y solemos ir eligiendo cosméticos que incluyan aloe vera como ingrediente, incluso podremos matizar la aparición de arrugas, que no quiere decir eliminarlas completamente, sino hacerlas más amables y delicadas, idea que se aviene mejor con la filosofía de belleza natural que observamos en este blog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *