LA PIEL Y EL DEPORTE

TERMORREGULACIÓN Y SUDORACIÓN

Al practicar deporte, nuestro cuerpo soporta un aumento de temperatura, así que de forma natural pasa a regularla para compensar este efecto. La termorregulación consiste en la capacidad del cuerpo para modificar su temperatura, en casos de ganancia o pérdida de calor corporal.

¿Cuál es el mecanismo a través del que nuestro cuerpo regula la temperatura? Se trata de la sudoración. La evaporación del sudor que aparece sobre la superficie de la piel sirve para enfriar el cuerpo humano. ¿Y qué hay en el sudor? Hay amoníaco, urea, cloruros, potasio, proteínas, bicarbonato y azúcares, además de restos de metales como manganeso, plomo, cadmio, níquel, hierro, cobre y zinc. Por otra parte, el sudor contribuye a la exfoliación natural de la piel y la limpia de metabolitos a la vez que arrastra toxinas, además de restos de suciedad de los poros, desprendiéndose las células muertas de la piel. Se produce una regeneración natural de la dermis, gracias a la eliminación más frecuente de las sustancias perjudiciales que pueden afectarle.

EL DEPORTE COMO TRATAMIENTO ESTÉTICO

Entrenar de forma regular hace que la piel obtenga una textura más suave, brillante, lisa, firme, elástica, estética y, en definitiva, sana. Debemos tener en cuenta también que, al realizar ejercicio físico, aumenta el flujo sanguíneo hacia todos los órganos del cuerpo, incluida la piel, lo cual nos aporta oxigenación y nutrientes extra. La piel de un cuerpo atlético se regenera mejor, gracias al refuerzo de la elastina y del colágeno.

A un nivel más profundo, es interesante observar que la vida activa y una buena rutina de entrenamiento no solo benefician a la piel de forma directa, sino también indirectamente, ya que al hacer deporte:

  • Se reduce el estrés y de esta forma se previene el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Notamos un aumento de la felicidad, causante de que irradiemos un brillo natural tanto en la piel como en los ojos y de esta forma es como alcanzamos nuestro objetivo final, que es adquirir belleza natural.
  • El cansancio que produce la vida activa y deportiva beneficia un mayor descanso durante la noche. Si dormimos mejor, la piel lo nota favorablemente, además de evitar bolsas oculares y ojeras.

yoga

PRECAUCIONES Y CUIDADOS BÁSICOS

  • Antes de realizar ejercicio físico al aire libre, debemos aplicarnos una crema con factor solar, para evitar que la exposición al sol afecte a la piel negativamente.
  • Al acabar el entrenamiento, debemos realizar dos pasos:
  1. limpiar la piel para arrastrar las impurezas que han sido extraídas de forma natural por el sudor
  2. hidratarla

APLICACIÓN DE COSMÉTICOS

En este sentido, es importante destacar que estos productos para el cuidado de la piel van a ver aumentada su eficacia, como consecuencia de la apertura de los poros y la consecuente mayor retención de sus propiedades. Después del deporte, el rostro y en definitiva toda la piel corporal, están más preparados para recibir y aprovechar mejor tratamientos de cuidado y mantenimiento cutáneos.

Si entrenamos de forma constante y regular, fomentamos el adecuado grosor de la piel, lo cual la fortalece y, como consecuencia, contribuimos a retrasar el desarrollo de marcas de envejecimiento, fomentamos el tono muscular y evitamos la flaccidez. Conseguimos firmeza y tonicidad cutáneas.

fitness

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *