Servicios de edición y traducción técnica

technical-translationLa traducción técnica y la edición técnica están probablemente en la subcategoría más grande en el campo más amplio de los servicios de traducción, que abarca sectores especializados como ciencia, ingeniería, arquitectura, economía, contabilidad, matemáticas, informática, medicina, derecho, etc. Los tipos de textos sobre los que cada uno de estos los campos requieren traducción / revisión son aún más diversos, desde manuales de instrucciones hasta planos, patentes, etc. La lista es infinita e increíblemente variada. La investigación ha estimado que alrededor del 90% de todo el trabajo de traducción lo realizan traductores técnicos, lo que tiene sentido, ya que cada especialización tiene su propia jerga, que es casi un idioma por sí mismo. Desde la década de 1960, la traducción técnica ha sido reconocida y estudiada como un sector con entidad propia, produciéndose así algunas investigaciones interesantes. Aquí, discutiremos algunos principios generales que un traductor / editor técnico debe tener en cuenta, independientemente de su ámbito técnico específico.

Cualificaciones de un traductor técnico

La traducción técnica es, por naturaleza, una materia interdisciplinaria. Obviamente, la competencia tanto en el idioma de origen como en el de destino es imprescindible y es la primera en que pensamos. Pero, más allá de eso, un traductor técnico también debe estar bien versado en el ámbito de los estudios de traducción. Esto implica conocer la investigación actual en lingüística, las estrategias para abordar los desafíos y las tendencias modernas en el sector de la traducción. Además, un traductor técnico también debe ser un experto en su materia de especialización. Un traductor farmacéutico, por ejemplo, debe estar bien familiarizado con el vocabulario específico utilizado en las profesiones sanitarias. Seguramente, no querrías a un traductor jurídico, aunque pueda hacerlo bien, traduciendo la receta de tu médico. No cualquier traductor técnico es apto. 

Flujo de trabajo de los traductores técnicos

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería observar dentro de la mente de un traductor? ¿Cómo abordan la difícil tarea de traducir algo tan complejo como un protocolo de investigación clínica, por ejemplo? La investigación nos da una idea del flujo de trabajo del traductor y los desafíos a los que se puede enfrentar.

Primero, el traductor técnico debe leer y analizar el texto que traducirá. No es tan simple como tomar el texto de origen y traducirlo palabra por palabra. El traductor debe comprender el contexto, el tono y el vocabulario del texto. ¿Se utiliza lenguaje formal o informal? ¿Es el tono objetivo, serio o alegre? ¿Quién es el público destinatario? ¿Cuál es el propósito del texto? Las respuestas a todas estas preguntas nutrirán las opciones lingüísticas que el traductor elija más adelante. Pensemos, por ejemplo, que un traductor médico está traduciendo todo el papeleo para un ensayo de investigación clínica. Los documentos involucrados en este proceso incluyen el protocolo científico, las enmiendas al protocolo, los informes periódicos de progreso, los formularios de consentimiento informado de los pacientes, etc. El traductor se preguntará cuál es la público previsto para cada uno de estos documentos. El protocolo científico se diseña para los investigadores y la junta de revisión de seguridad, por lo que será altamente científico. En cambio, los formularios de consentimiento informado están destinados a los pacientes, por lo que el lenguaje utilizado para explicar los procedimientos del estudio deberá ser más simple y menos científico.

Además, puede ser necesaria una investigación complementaria. Podría haber conceptos o vocabulario en el texto de origen que el traductor no entiende completamente, por lo que tendría que consultar diccionarios técnicos o enciclopedias, recibir cursos breves sobre el tema para solucionar los vacíos de conocimiento o hablar con el redactor de origen del texto para aclarar cualquier duda. Imaginemos que se está traduciendo un protocolo en particular que evalúa la seguridad de un medicamento experimental para el tratamiento del Alzheimer. Un traductor médico técnico puede ser un experto en ciertas enfermedades neurodegenerativas pero no en la enfermedad de Alzheimer, por lo que es posible que tenga que hacer una investigación adicional. Teniendo en cuenta donde puede llegar la traducción técnica especializada, es normal que en algún momento el traductor se enfrente a temas con los que no esté completamente familiarizado.

Cuando el traductor comienza a abordar el proceso de traducción en si mismo, pueden surgir preguntas adicionales, lo que requerirá buscar más información. El proceso no es lineal y, a menudo, implica un ciclo de investigación.

El último paso del proceso es la revisión, que a veces es realizada por los propios traductores o por los editores / revisores técnicos de la agencia de traducción. Al igual que los traductores técnicos, los editores / revisores técnicos deben estar bien familiarizados con la jerga específica utilizada en el texto, hecho que requiere un alto nivel de experiencia en esa materia en particular. A veces se pasan por alto los servicios de edición y revisión, ya que quedan eclipsados ​​por el proceso de traducción, pero en realidad son tan cruciales, si no más. Incluso si tu texto no requiere traducción, considera enviarlo a una agencia de traducción técnica para su revisión. Los editores / revisores profesionales pueden ayudar a detectar errores de ortografía o semánticos que podrían arruinar el texto. La redacción técnica no es fácil, por lo que contar con un lingüista experto en tu especialidad para leer el texto siempre es una buena idea.

Tendencias en el sector de la traducción

Décadas atrás en el campo de la traducción, se ponía un mayor énfasis en el idioma de origen y la fidelidad al texto, favoreciendo así un tipo de traducción más literal. Sin embargo, eso ha cambiado hacia un enfoque en el público destinatario y el propósito del texto, inclinándose hacia la localización. Este enfoque coloca al traductor en el lugar del público, preguntándose cómo percibirá e interpretará el lector esta información, si tendrá sentido y sonará natural. Esta estrategia es especialmente importante en el caso de los formularios de consentimiento informado mencionados en el ejemplo de traducción de investigación clínica. Dado que estos documentos describen a los pacientes los procedimientos médicos a los que se someterán durante el ensayo de investigación, es muy importante que el traductor se asegure de que la información se transmita de manera que sea comprensible para el público y que no se pierda nada en la traducción. La investigación sugiere que solo el 5-10 % de cualquier texto técnico es en realidad terminología; el resto funciona como vehículo para la comunicación, donde aparece un gran margen de maniobra para las opciones de estilo que pueden facilitar la comprensión del lector. Los estudios también han visto que los traductores técnicos no simplemente transmiten información en otro idioma; en realidad crean un nuevo significado en ese idioma de destino, asumiendo en esencia el papel de un redactor técnico como parte del proceso.

Agencias de traducción técnica

Como puede verse, la traducción técnica es compleja, pero existen agencias de traducción profesionales que pueden proporcionarte la especialización que necesitas para asegurar que tu texto sea de primer nivel. Con un equipo cualificado de traductores técnicos, editores y correctores, no puedes equivocarte.