Servicio de Edición y Revisión de Traducciones y Textos Originales

EDICIÓN DE TEXTOS

Para atender el servicio de edición o corrección de textos, en SIGNEWORDS nos encargamos de revisar que se apliquen las reglas lingüísticas en materia de:

  • gramática
  • ortografía
  • tipografía
  • sintaxis
  • estilo

Siempre siguiendo tres guías, que son:

  • las normas lingüísticas vigentes en cada idioma,
  • las preferencias o necesidades de los responsables de la publicación en cuestión,
  • el manual de estilo a aplicar, cuando exista.

En cuanto al libro, guía o manual de estilo, la edición se ocupa de asegurar que el texto se adapte a las indicaciones y preferencias marcadas en el mismo. El manual de estilo contiene las normas que permiten la unificación del discurso y su principal objetivo es dotar a la publicación de criterios homogéneos y coherentes, aplicables a las diferentes partes que se van publicando de forma continuada.

Es especialmente importante contar con manual de estilo en caso de:

  • Trabajos en los que participen diferentes redactores, porque podría surgir algún tipo de incoherencia.
  • Textos que se van escribiendo en diferentes entregas, para que los redactores puedan acudir a su comprobación y sigan los criterios establecidos.

REVISIÓN DE TRADUCCIONES

En la revisión de traducción se dan dos situaciones:

  • Como en la corrección de textos originales, se comprueba el texto también como si fuera un original, para que cumpla: la normativa lingüística vigente en cada idioma, las preferencias del proyecto concreto y los criterios del posible manual de estilo aplicable.
  • Pero además, en las traducciones debe cotejarse el texto resultante – en el idioma hacia el cual se ha traducido – con el texto original en otro idioma.

Es importante destacar que el traductor debe entregar una traducción ya revisada. El propio servicio de traducción solo puede considerarse de calidad si incluye la revisión por parte del mismo traductor. El traductor que revisa su propio texto, indica si le surgen dudas y si hay que realizar algún tipo de investigación o preguntar al cliente. Aun así, nunca se debe hacer descansar la entrega de una traducción en una eventual respuesta del cliente que ha encargado la traducción, ya que este no tiene por qué saber contestar a las dudas planteadas. Por eso, dado este caso, el traductor debe proponer la mejor solución, ya que no se puede entregar una traducción con partes sin traducir porque no se conozca la respuesta de forma fácil. Un traductor tiene una parte de investigador cuando trabaja en la traducción de un texto, así que debe sacar toda su capacidad de análisis para poder desentrañar cualquier tipo de cuestión que pudiera impedir terminar el trabajo.

Un buen traductor entrega la traducción acabada completamente, haya tenido dudas durante su elaboración, o no. Y revisa bien el texto final varias veces separadas en el tiempo antes de entregar su trabajo. Por supuesto, todo esto se cumple dentro del plazo estipulado por las partes.

En algunos casos, las traducciones requieren revisión posterior por parte de un segundo traductor, lingüista o especialista, por diferentes circunstancias, como que sea un texto especializado o que se tengan que aplicar ciertos criterios por parte de un segundo profesional. En este caso, el revisor debe recibir el texto original y el texto resultante, ya traducido, para poder ir comparando cada frase y cada palabra con detalle.

Procedimiento del revisor

Si el revisor detecta algún fallo o alguna incoherencia, lo indica de forma convencional, mediante un sistema de control de cambios o cualquier otro que se haya pactado, para que las modificaciones, a modo de sugerencias, se puedan realizar de forma fácil y clara.

Por parte del revisor hay que tener en cuenta que un cambio lleva a otro, ya que si modificamos una parte del texto, debemos saber que está relacionado con otras, que se verán afectadas a la hora de seguir con el discurso, así que deberán adaptarse a la nueva situación. Se trata de conservar la concordancia y la coherencia interna de todo el contexto implicado.

Una vez acabado el trabajo y de la misma forma que el traductor revisa su traducción, el revisor también debe recapitular su tarea y comprobar la revisión. Al acabar todas estas partes, el revisor comenta con el traductor su trabajo, para decidir entre los dos los cambios necesarios. Si llegan a algún punto en el que no se ponen de acuerdo, el gestor de proyecto o project manager puede intervenir para encontrar la mejor solución entre los tres.

SOLICITA PRESUPUESTO GRATUITO