La evolución de Google Translator

Desde que entró en nuestras vidas en los años 90, Google Translator es el traductor más usado del mundo. Aunque empezó siendo uno de los mejores recursos para salir del paso con traducciones simples, hoy puede presumir de ser uno de los más potentes gracias a las continuas mejoras de traducción y, cómo no, al desarrollo de su aplicación móvil, una de las preferidas por los usuarios Android e IOS.

evolucion-google-translator

Google Translator: el traductor de Google que se ha hecho mayor

El sistema de traducción automática de Google revolucionó el mundo de los diccionarios bilingües y se convirtió automáticamente en la herramienta preferida de los que necesitaban hacer traducciones simples o escribir alguna palabra en un idioma totalmente desconocido para ellos. Por aquel entonces, Google Translator no era capaz de traducir una frase con más de cuatro palabras y, muchas veces, inteligibles. Hoy las cosas son muy diferentes y está totalmente capacitado para traducir textos extensos sin muchas dificultades y con mucho sentido.

Después de diez años Google Translator se ha hecho mayor, domina más de 80 idiomas y ofrece traducciones instantáneas, bastante fieles y totalmente gratuitas. Traduce instantáneamente textos, frases e, incluso, webs enteras, cuyos resultados, aunque a veces dan lugar a una que otra broma, tienen un margen de error cada vez menor con cada actualización.

¿Cómo lo hace? Pues no, no hay un grupo de traductores, filólogos o lingüistas detrás de la aplicación para realizar y afinar las traducciones, aunque esto no le ha impedido romper la barrera del idioma como ningún otro para hacerlo accesible a los usuarios. Funciona con lo que se conoce como “traducción automática estadística”, es decir, contrastando los millones de textos y documentos traducidos que tiene en su base de datos y estableciendo un patrón de traducción para cada lengua. Dicho de otra manera, su trabajo consiste en rebuscar en todas las traducciones ya realizadas por traductores profesionales, disponibles en su sistema de almacenamiento, para ofrecer resultados lo más precisos posibles. Eso sí, dependen del número de textos traducidos que la aplicación haya tenido en cuenta a la hora de traducir, de ahí que muchas veces muestre fallos que dan para unas cuantas bromas y memes.

La nueva versión para Android e iOS nos ha colocado en el bolsillo uno de los traductores más completos que se pueden encontrar en el mercado. Cuenta con un sistema de traducción simultánea que traduce todo lo que vemos, pasando la cámara del móvil por el documento que queremos interpretar, y lo que oímos, acercando el micrófono. Además, interactúa con cualquier aplicación a la que le demos acceso para traducir lo que le indiquemos y en modo offline. La última actualización incluye la función de diccionario, que permite obtener definiciones automáticas de los vocablos deseados.

Google Translate ha pasado de ser una herramienta muy elemental a ser una de las más inteligentes, ya que ofrece traducciones muy fiables y mucho más naturales, lo que la ha convertido en una de las más usadas en todo el mundo.

 

Para traducciones profesionales y 100% fiables, recomendamos dirigirse a una agencia de traducción.