El mal uso de la lengua española en los actuales sistemas educativos

Hoy en día nos preguntamos cómo es posible que un alumno alcance los estudios superiores ignorando las reglas lingüísticas más básicas y cómo es posible que se hagan faltas tan graves de ortografía. Podríamos decir que, todo ello, es debido a las nuevas tecnologías que los jóvenes y adolescentes de nuestro país utilizan a diario.

En primer lugar, me gustaría decir que estoy totalmente de acuerdo con el hecho de que antiguamente en los colegios se hacía un buen uso de la lengua, cosa que hoy no sucede. Además, creo que con el antiguo sistema educativo, el que tenían nuestros padres o abuelos, los alumnos salían mejor preparados de las escuelas, con mucho más nivel y con un mayor conocimiento de la lengua, tanto oral como escrito. Por ello, podemos decir que en los tiempos que vivimos, los jóvenes dedican más tiempo a escribirse con los amigos por mensajería instantánea, a chatear por las redes sociales que a dedicar su tiempo a perfeccionar todo aquello que estudian en el colegio o universidad o simplemente a dedicar unos minutos de su día a leerse un libro. Otro de los aspectos que podemos poner como ejemplo es que antes se escribían cartas y eso hacía que se utilizara la lengua escrita, cosa que actualmente no ocurre, ya que al utilizar las redes sociales o móviles, abreviamos todas las palabras, ya sea por comodidad o por el simple hecho de ahorrar dinero al enviar un mensaje y, por lo tanto, las cartas escritas a mano han quedado más que olvidadas.

En segundo lugar, creo que es inaceptable que los jóvenes que salen de la universidad con una carrera, ya sea de periodista, de profesor o de cualquier otra profesión, no sepan usar correctamente nuestra propia lengua. Con esto quiero decir que tanto en los periódicos como en los medios de televisión podemos ver cómo los profesionales utilizan mal la lengua, aplicando expresiones orales no correctas y escribiendo artículos con faltas de ortografía. Yo misma he leído periódicos donde he encontrado faltas de ortografía y bastante graves, lo cual no considero que sea correcto, ya que hay miles de personas que leen a diario el periódico y, por lo tanto, aprenden de lo que ven y no de lo que es lo correcto.

Para terminar, como futura lingüista quiero decir que me avergüenza que, en muchas ocasiones, mis amigos o familiares utilicen incorrectamente la lengua, como por ejemplo, el típico error que cometen muchas personas cuando hablan del pasado: en vez de decir “acabamos” dicen “acabemos”. Son errores que no deberían hacerse y por ello quiero defender que se haga un buen uso de nuestra lengua, la lengua española.

Mireia Carmona

Alumna en prácticas en Signe Words